pic

La representación

El Cronicón de Oña. XXXII edición

Un vez más ponemos en escena esta recreación histórica  que nos brinda la oportunidad de reflexionar sobre el valor de este tipo de eventos culturales que cada día suscitan más interés entre los amantes de la historia.

En la asamblea anual de la Asociación Española de Fiestas y Recreaciones Históricas hemos podido constatar el auge de este fenómeno que combina participación ciudadana, evocación de la historia y promoción  de la localidad. El Cronicón de Oña, pionero en gran medida de este fenómeno, encarna perfectamente estas características que conforman lo que debe ser una recreación histórica.

Hace ahora 32 años los vecinos de Oña decidimos exhibir de forma colectiva la historia de la Villa,  la fundación de su Monasterio, así como acontecimientos referidos a los orígenes de Castilla. La propia iglesia abacial se convertía en protagonista del acontecimiento y su patrimonio monumental, junto a diversos legajos y documentos, sirvieron de punto de partida para narrar algunos de los acontecimientos esenciales ligados a esta secular abadía.

El espíritu de trabajo colectivo, altruista y de compromiso con el proyecto se fraguó desde la primera edición y se ha mantenido a lo largo de su recorrido, de manera que gran parte del vecindario ha participado y lo sigue haciendo a través de la interpretación, preparativos o montaje escénico. Con cada edición esta implicación ciudadana ha ido conformando una seña de identidad del proyecto al tiempo que los vecinos lo han hecho suyo.

En última instancia, historia, patrimonio y compromiso han servido para dar a conocer más el monasterio oniense, la propia villa de Oña y sus alrededores, y conviene recordar que en el entorno rural en que vivimos el sector turístico es un pilar básico de la economía. Por otra parte, la asociación  cultural El Cronicón de Oña ha sido el  motor de éste y otros proyectos ligados a la cultura: conferencias, conciertos, visitas teatralizadas, exposiciones…En la actualidad todo ello se vehicula a través de la Fundación Milenario San Salvador que está jugando un papel fundamental en la restauración  del monasterio y que, no nos cansamos de repetirlo por su importancia,  promovió la presencia de la XVII edición de la exposición Las Edades del Hombre.

En esta edición de 2018 hemos renovado  algunos  tocados del vestuario femenino y capas de caballeros y la propia puesta en escena contará con algunas novedades. Presentamos una escena de calle que este año dedicamos a la figura del conde Sancho García.

Como siempre la Junta Directiva pone de manifiesto la gratitud que siente hacia sus vecinos. Entre todos, con el afán de todas y cada una de las personas participantes seguimos construyendo este proyecto, el cual también sale adelante gracias a los colaboradores y patrocinadores económicos,  a los medios de comunicación y al público que durante este tiempo nos ha alentado y acompañado en el esfuerzo.

El último galardón otorgado al Cronicón, el Premio Serondaya a la Innovación Cultural, reconoce el mérito de Oña y nos llena de orgullo a los onienses.

Hace mil años, en las nonas de febrero del año 1017, moría el conde Sancho García. Sus allegados le trajeron a enterrar a Oña, al monasterio que él mismo fundara en el año 1011. El conde castellano erigió este cenobio y puso al frente del mismo a su hija Tigridia y decidió que este fuera el lugar de enterramiento para él, su familia y descendientes. Por esa voluntad, por la de los monjes que lo moraron y monarcas que lo protegieron, hoy podemos disfrutar de este maravilloso lugar que ha marcado la vida de nuestro pueblo. Cada edición los onienses rememoramos esos hechos y, sinceramente,  nos encanta compartirlos con ustedes.

Berta Tricio Gómez

Presidenta de la Asociación